Incondicional.

Anuncios

Reflejo interno.

Me puse un buzo holgado y desgastado
y un polo de manga larga y cuello alto.

Usé unos zapatos cuyo color no iba con el resto del vestuario
pero que me eran tan cómodos como llevar el cabello amarrado.

Me olvidé de mi apariencia y me dediqué a buscar mi esencia,
sin importar las críticas hacia mi estilo
pues tampoco me gustaban los cumplidos.

Decidí cambiar mi imagen
para transmitir un mensaje:

No importa cuán bella te veas
si no demuestras lo esencial qué es que lo seas,
de corazón.

Vístete
Maquíllate
Engalánate
Pero nunca olvides antes bañarte de amor.

-María Rubio.

Antipática sensibilidad.

—La mayoría de las personas -incluso miembros de tu familia- opinan que eres antipática, odiosa, seca, y fría… ¿Qué dices tú al respecto?

—Yo digo que tienen razón.  Sin embargo, no estoy de acuerdo con el  último apelativo.

—¿¡Tienen razón!? ¿Por qué?

—Sabes… Siempre hay un momento -o muchos momentos- en tu vida en la que te estudias, analizas, conoces y reconoces, en el que meditas en ti misma y, dependiendo de cuánta es tu objetividad, te das cuenta de que en definitiva, -a veces-, sí eres o sí te pareces a eso que las personas dicen de ti.

—¿Cómo ha sido tu manera de actuar para que la gente tenga esa percepción de ti?

—He hecho que las personas se alejen de mí o si no, me alejo yo de ellas. Generalmente, no manifiesto expresión alguna, por eso me han dicho que soy como alguien que no tiene sentimientos.

   Los calificativos para esto han sido: “Repelente”e “Inexpresiva”, que van de la mano con “Antipática”, “Odiosa”, y “Seca”. Pero no han sido los únicos adjetivos que la gente ha usado para definirme, también suelen decirme “Retraída” y “Reservada”.

    Creo que una actitud te lleva a otra.

—¿Y por qué tanta retención? ¿Por qué te reprimes?

—Me asusta el tan solo hecho de pensar en herir a otra persona. No quiero hacerle daño a alguien ni causarle molestia con mi manera de ser y, mucho menos, deseo que me hieran.

—¡Vaya!… Y, en cuanto a la palabra “Fría”… ¿Qué te hace estar en su contra?

—Esta es semejante a ser insensible, y no creo que alguien con temor a herir y ser herido lo sea. Además, yo siento todo; me percato de cada contacto con mi piel, cada palabra, cada gesto, cada mirada… Siento mucho o más de lo que debería.

—Entonces, ¿cuál crees que sería el calificativo indicado para ti? -El que te describa casi a plenitud-…

—Para yo misma saberlo, tuve que buscar el sinónimo de “Retraída” y “Reservada”, y me encontré con “Cautelosa”.

   Cuando actúas con mucha cautela, es porque tienes temor, inseguridad, o miedo -el cual es mi caso-. Y miedo, convertido en adjetivo, es “Miedosa”, y este es equivalente a “Tímida” que, a su vez, refleja sensibilidad.

    Yo diría que “Tímida” es el indicado, pues es el origen de todos los demás.

    Y admito que debo aminorar su efecto pero… Yo lo acepto. Lo acepto, a este último y a los otros siete, como defectos, cualidades, apelativos, características, actitudes…

 

    Porque el ser antipática no te hace insensible, ¿o sí?

 

María Rubio.