+AA – Parte II.

Me encanta el fuerte color café de tus ojos; tienen una dulce mirada que desaparece cualquier cosa amarga.

Me gusta sentir tus nervios cuando estás conmigo. Mi corazón te corresponde, al latir a mil por horas, por un lindo motivo.

Cuando tomas con firmeza mi mano, y sutilmente besas mis labios, me haces tener una de las mejores sensaciones que he experimentado. Pero nada se compara con que me hagas sentir que me estimas tanto.

No paso desapercibida tu sonrisa, y osada energía.

Admiro tu inocencia e ingenuidad. Contienes una simpatía y amabilidad sin igual.

Agradezco tu respeto, y ese afecto que demuestras sin pretextos.

Hay un muchas otras cosas que me atraen a ti, y una infinidad más por descubrir. Pero, por ahora, te confieso hasta aquí.

***

Sin duda, somos muy jóvenes, y aunque pase el tiempo y quizá veamos esto como una niñada, quiero que sepas que me encuentro muy conciente de lo que siento.

María Rubio, 2006.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s